oda al trípode

Estoy enganchado al uso de trípode, hago casi el 90% de las fotos por encargo con trípode y alguna vez escuché que un trípode es algo que un fotógrafo compra tres veces, yo voy por la cuarta compra. Dicen que la primera vez se compra cualquier trípode (el mío era un trípode "Minolta" de penosa calidad). La segunda vez parecemos comprender la necesitad de comprar un trípode de mejor calidad y convencidos de gastar un poco más que en la primera compra nos damos con la sorpresa de que los trípodes de buena calidad son bastante costosos y terminamos comprando uno mejor que el primero (aunque aun no un buen trípode). La tercera vez finalmente caemos en la cuenta de la importancia de gastar en un buen trípode (y una buena rótula) e invertir el dinero que esto significa. 

Manfrotto MT190CXPRO4. Foto de página Manfrotto

Ahora, ¿por qué usar un trípode? David Hobby (creador de la página Strobist) dice sobre los trípodes, "a tripod is your most powerful light" ("un trípode es tu luz más potente") refiriéndose a como un trípode nos permite trabajar con velocidades de obturación muy por debajo de las seguras permitiendo capturar cantidades mayores de luz (en mi caso esto es especialmente importante a la hora de mezclar luz ambiente y flash) De la misma forma, trabajar con un trípode me permite tener un mucho mayor porcentaje de imágenes no trepidadas sobre todo cuando trabajo con lentes con distancias focales mayores a 100mm en donde las velocidades de obturación idóneas a veces, por las condiciones de luz, no se pueden lograr. Y por último, un trípode me permite descansar. No parecería muy importante pero una cámara reflex pesa bastante y tenerla colgada del hombro con una correa hace tiempo que dejó de resultarme cómodo y por eso me resulta atractiva la idea te poder encuadrar sin necesitad de llevar el peso de la cámara sobre los brazos.

Bueno, ya sabes, si alguna vez necesitas comprar un trípode, no te asustes con los precios (que sí, son de susto) Respira hondo y procura comprar uno de buena calidad a menos que quieras terminar comprando tres (o cuatro...)